HIFU

HIFU

HIFU

Tiempo tratamiento: 30 y 50 minutos

Anestesia: No es necesaria

Hospitalización: No es necesaria

Recuperación: Inmediata

Efectos: 20% inmediato. Resultado total entre 4-6 meses.

Resultados: Prolongados

HIFU, es el instrumento más avanzado en aplicaciones médico-estéticas para la lucha contra el envejecimiento de la piel, siendo al mismo tiempo el tratamiento no quirúrgico de la flacidez corporal y facial mediante la focalización selectiva de la energía ultrasónica.

HIFU son ultrasonidos focalizados de alta intensidad que nos van a elevar el rostro, definir mandíbula y mejorar aspecto de cuello y escote, así como remodelación corporal, sin periodo de convalecencia. En resumen se trata de realizar un lifting no quirúrgico, sin dolor y sin tener que pasar por quirófano.

Aunque es importante saber que un lifting no quirúrgico nunca va a tener el resultado de uno quirúrgico. El objetivo es acercarse lo más posible a ese resultado sin una cirugía, y más aún, evitar un envejecimiento tal que se convierta obligatorio un lifting para obtener los resultados deseados. El secreto del HIFU es que es un procedimiento seguro, donde según los cabezales van a actuar en los diferentes lugares del envejecimiento, el cabezal de 1,5 mm va a actuar en la piel, el de 3 mm en dermis profunda y celular subcutáneo y el de 4,5 mm en la parte más externa de los músculos. Es decir que este tratamiento es capaz de trabajar en todas las capas que envejecen el rostro y el cuerpo.  

¿Para quién? 

Fundamentalmente para personas con flacidez de piel de leve a moderada, hombres y mujeres entre 35 y 65 años.

¿Duele, es molesto? 

Lógicamente depende del umbral del dolor de cada persona. Puede existir cierta incomodidad mientras se libera la energía, pero es una molestia momentánea. La mayoría de los pacientes no sienten dolor.

¿Hay algún efecto secundario?

Puede haber un ligero enrojecimiento durante un máximo de una hora o así después del tratamiento, y un pequeño porcentaje de clientes que puede tener hinchazón leve, hormigueo o sensibilidad al tacto, pero éstos son leves y de naturaleza temporal. La sensación de un dolor como de entrenamiento muscular es común, pero se alivia rápidamente. Existe una pequeña posibilidad de que aparezca algún morado o cierta sensibilidad en la zona, esto se resuelve en pocos días.