Radiofrecuencia facial

Radiofrecuencia facial

Radiofrecuencia facialLa Radiofrecuencia facial es una técnica de medicina estética dirigida a tratar la laxitud de la piel. Es un procedimiento adecuado para pacientes con flacidez leve o moderada de los tejidos faciales.

La Radiofrecuencia facial mejora la calidad de la piel induciendo síntesis de colágeno, por lo que  tensa y levanta la piel, y mejorando su metabolismo produciendo una dilatación capilar aumentando  por tanto el aporte de oxígeno y nutrientes. Los lugares de la cara donde más frecuentemente se utiliza son:

  • para tratar la frente (levanta las cejas y tensa la piel de la frente reduciendo las arrugas finas),
  • debajo de los ojos tratando la estructura del pómulo y, por tanto, elevando los dos tercios inferiores de la cara,
  • las mejillas (disminuye los poros dilatados),
  • la línea de la mandíbula mejorando la flacidez y el óvalo facial
  • ) y el cuello (la piel se tensa y disminuye las arrugas).

¿En qué consiste la Radiofrecuencia facial?

Antes de someterse a una sesión de radiofrecuencia es necesario que un médico examine el estado general del paciente y compruebe que no existe algún problema que pudiera contraindicar su uso. Por ello es muy importante acudir a clínicas médico-estéticas y no utilizar este procedimiento sin la supervisión adecuada.

Para poder proceder a aplicar un tratamiento de radiofrecuencia en el rostro es necesario que la piel esté limpia -evitar el uso de maquillajes-. Se aplicará en la zona a tratar un gel conductor de las ondas electromagnéticas y se procederá a masajear la zona con el aparato de radiofrecuencia. El profesional elegirá el programa o nivel que utilizará en función de la zona a tratar. También puede utilizarse, para mejorar los resultados obtenidos, combinada con otros tratamientos.

La aplicación de la radiofrecuencia en el rostro eleva la temperatura de los tejidos más profundos de la piel favoreciendo la estimulación de las células encargadas de producir el colágeno. De esta manera, se crean nuevas fibras de colágeno, que con el paso del tiempo se van deteriorando, y se consigue de nuevo firmeza y elasticidad en la piel.

Una vez finalizada la sesión, el paciente puede marcharse a casa. No es necesario utilizar anestesia con este tratamiento. No tiene efectos secundarios, aunque puede aparecer un poco de enrojecimiento de la zona tratada que desaparecerá enseguida.

Será necesario realizar más de una sesión para obtener los resultados deseados, el número dependerá del tipo de piel, edad y zona a tratar. Pero a partir de la segunda sesión se podrá comenzar a notar los resultados que serán más evidentes al cabo de un mes. Cada sesión podrá durar unos  20 – 30 minutos.

Radiofrecuencia facial ¿Qué beneficios aporta?

La Radiofrecuencia facial es una técnica de medicina estética dirigida a rejuvenecer el aspecto facial y cuello. Es un método no invasivo que no es nada agresivo para la piel, como consecuencia apenas tiene efectos secundarios. Es una técnica que no duele, ni produce molestias en el paciente durante la aplicación o después. Es muy segura.

 

 

 

El tratamiento de radiofrecuencia facial aporta muchas ventajas para:

  • Mejorar de la definición del óvalo facial.
  • Disminuir la flacidez del rostro y el cuello, consiguiendo una contracción de la piel, efecto tensor.
  • Ayudar a eliminar las arrugas finas y las marcas de expresión.
  • Reducir la grasa.