Modelación del monte de Venus

Modelación del monte de Venus

Modelación del monte de venusInformación sobre el tratamiento:

Doctor: D. Agustín de la Quintana

Tiempo tratamiento: 60 minutos

Anestesia: Local

Hospitalización: No se requiere

Resultados: Duraderos

La Modelación del monte de Venus consiste en el tratamiento para modificar la forma de la zona anterior del pubis femenino. Generalmente lo que se requiere es una reducción, que busca rebajar el nivel de la superficie para que la grasa de esta zona no resulte prominente.

La técnica indicada para esta reducción se denomina Microliposucción (salvo que la reducción de la zona se enmarque en una liposucción abdominal completa), lo cual consiste en la extracción controlada de la grasa de la zona mediante unas pequeñas incisiones (2 ó 4) por donde se introduce una cánula, a través de la cual se elimina la grasa. En algunos casos, y dentro de la misma intervención, la grasa extraída se utiliza para rellenar los labios mayores.

La técnica es sencilla y se realiza con anestesia local (tumescente), a la cual en algunos casos se la puede añadir una sedación ligera, con una duración aproximada de una hora. En algunos casos, dependiendo de la cantidad de grasa extraída, con el objeto de conseguir un resultado óptimo, la paciente debe llevar una faja de compresión durante un período de aproximadamente un mes, pudiéndose incorporar a su vida habitual al día siguiente de la intervención.

La medicación que resultará necesaria, será una cobertura antibiótica, como en cualquier intervención quirúrgica, y analgesia para el caso de que se presente alguna molestia. En las horas posteriores a la intervención se puede observar salida de líquido a través de los orificios de entrada, esto es totalmente normal y cesa espontáneamente cuando se elimina o reabsorbe el líquido utilizado para la técnica.

En algunos casos raros en que la grasa de la zona es escasa, pudiendo producir molestias al mantener relaciones sexuales, se puede realizar la técnica contraria, es decir rellenar esta zona con ácido hialurónico. Esta técnica no es definitiva y tendrá que ser realizada de forma periódica para su mantenimiento. Los cuidados y la recuperación en este caso se limitan a los mismos que si rellenásemos cualquier otra zona del cuerpo, como los tratamientos faciales, es decir incorporación inmediata con cuidado para no aplastar el implante hasta que este se haya estabilizado.